domingo, 13 de abril de 2008

Máximo San Juan

LA VOZ DE MÁXIMO:
Cuando una perversa o simplemente estúpida lógica empresarial, hace que se prescinda de colaboradores tan valiosos como el humorista gráfico Máximo, lejos de acallar su poderosa voz, ésta revive con la fuerza de las obras imperecederas para clamar, con su ausencia, contra la sinrazón. Es triste pensar en qué clase de lectores pueda desear un periódico capaz de tal sacrificio en aras de una mala entendida modernización. Ahora que ha muerto Charlton Heston, que tan bien interpretó al Cid, habría que recordar tal vez eso de “Qué buen vasallo, si tuviera buen señor”. Suerte que Máximo, porque lo merece sin duda, no ha tenido que sufrir tanto tiempo como el Campeador para encontrar ese “buen señor” digno de “vasallo” tan brillante. Por eso hay que agradecer a ABC que haya devuelto su voz a Máximo.


(La viñeta es la publicada en ABC hoy domingo 13 de abril de 2008)

José Luis Castro Lombilla.

5 comentarios:

Sergi dijo...

Estoy convencido de que la estrella de Máximo seguirá brillando esta vez en el "ABC",me alegro por el y por nosotros.

Más claro, agua dijo...

Máximo es necesario.

En El País, en ABC o en la hoja parroquial de un pueblo perdido.

Máximo es imprescindible.

Alvaro Peña dijo...

Esta claro que en este pais no gusta el humor inteligente

canalsu dijo...

Que yo sepa, Máximo no está muerto ni tiene que pasear su atado cadáver de mercenario como el Cid para ganar imaginarias batallas. Es Máximo y vive dios que bien lo saben los serviles, los temerosos del botijo que se degusta a gañote-

Para mí siempre ha sido un trago agradecido

Anónimo dijo...

Con todo respeto, Máximo siempre ha sido un coñazo. Ni tiene la gracia de Forges ni la capacidad de disección de la realidad de El Roto. Ni chicha ni limoná, vaya.