jueves, 13 de noviembre de 2014

Nuevo número de la reviasta GURB, dedicado la consulta catalana

Estimado Gurb:
No puedo revelarte mis fuentes, pero créeme porque esto que te voy a contar es verdad. De hecho, es todo un drama: un drama en un acto (electoral) contra natura. En fin, pues resulta que vieron en una hostería a Mariano Rajoy sentado a una mesa escribiendo un SMS de apoyo a Rodrigo Rato, a Bárcenas, a Francisco Granados y a otros cincuenta y ocho mil trescientos cincuenta y seis compañeros imputados por corrupción, cuando por la calle pasó un coro de independentistas coñazos gritando: «¡Visca Catalunya lliure!, ¡el Estado español caca!, ¡en Cataluña se ata a los consellers con butifarra!, ¡La Moreneta es más virgen que La Macarena…!», y otras bonitas consignas en favor de la consulta soberanista.
—¡Cuál gritan esos malditos! Pero, ¡mal rayo me parta si en concluyendo el SMS no pagan caros sus gritos! —dijo, muy enfadado, el presidente del Gobierno.
—¡¡Visca Catalunya lliure!! ¡¡Visca el tres por ciento lliure!! —siguió gritando, erre que erre, el coro de independentistas coñazos desde la calle.
—¡Cuidadito conmigo! —les replicó, airado, el presidente—. ¡Que yo por dondequiera que fui la razón atropellé, los impuestos subí, a la justicia burlé y a los trabajadores vendí…! ¡Yo a las cabañas desahucié, yo a los palacios beneficié, yo a los claustros eximí (de pagar impuestos, se entiende), y en todas partes dejé memoria insulsa de mí!
Entonces, como quien no quiere la cosa, por la puerta entró Artur Mas vestidito de monja con una barretina encima de la toca.
TEXTO COMPLETO:
http://www.gurbrevista.com/2014/11/carta-gurb-8/