viernes, 17 de julio de 2015

Nuevo número de GURB dedicado a la Merkel...

Estimado Gurb:
La cosa fue muy sencilla: como quería conocer a Angela Merkel, decidí invocarla como mandan los protocolos comunitarios; esto es, frotando un billete de cincuenta euros sobre la calavera pelada de un europeo del Sur que había desenterrado para la ocasión en una noche de luna llena. Y, con puntualidad germánica, al momento hubo un rompimiento de gloria y allí se manifestó doña Angela vestida de valquiria a bordo de un helicóptero estadounidense de la guerra del Vietnam pilotado por Francis Ford Coppola. No te puedes ni imaginar lo bonito que quedó aquello, Gurb. ¡Fue una entrada espectacular! Digna aparición desde luego de la persona que rige los destinos de todos los europeos.
Cuando bajó del helicóptero se sentó en mis rodillas y comenzamos a hablar.
—¿Puede aclararme, canciller, todo este asunto de Grecia? —le pregunté.
—Cuando el lingam se encuentra dentro del yoni y es agitado con un rápido movimiento de vaivén, aunque sin retirarlo, esto se denomina “la caza con el gorrión”… —me contestó.
TEXTO COMPLETO: