viernes, 17 de julio de 2015

Número 3 de la revista satírica EL CHURRO ILUSTRADO

DIARIO DE UN CHURRERO
Por José Luis Castro Lombilla
Un churro místico, (aproximadamente).
Para celebrar el quinto centenario de santa Teresa de Jesús, decido visitar el convento de las carmelitas descalzas de Ronda y venerar su mano incorrupta. Postrado ante la milagrosa reliquia, cuando más embelesado estoy recordando la transverberación de Santa Teresa, aquella experiencia en la que un hermoso querubín la traspasó con una flechita de fuego, una luz me ciega y ante mí aparece la santa. Yo, que no conozco el protocolo para estos casos, como no sé qué hacer le recito algunos versos de sus poemas. Y nada más decir: «Vivo sin vivir en mí y tan alta vida espero que muero porque no muero», ella va y se pone a cantar:
—♫Se me enamora el alma, se me enamora, cada vez que te veo doblar la esquina perfumado de albahaca y manzanillaaaaa…♫
TEXTO COMPLETO: página 14