martes, 2 de septiembre de 2014

Artículo de la revista GURB. Esta quincena dedicado al cambio climático

Estimado Gurb:
Una tarde, Ricitos de Oro salió a coger flores y en el bosque encontró una cabaña muy linda. Ricitos de Oro entró y vio una mesa con tres tazones de miel: uno, grande; otro, mediano; y otro, pequeñito. Como tenía mucha hambre se tomó los tres. Entró luego en un cuarto que tenía tres camas: una, grande; otra, mediana; y otra, pequeñita, y como estaba cansada, después de probarlas todas se acostó en la más blandita. Estando dormida Ricitos de Oro llegaron los dueños de la cabaña, una familia de osos que venían de dar un paseo. Eran Papá oso, Mamá osa y su hijo el osito. Al ver los tazones gritaron: «¡Alguien se ha tomado nuestra miel!», y se pusieron muy tristes. Después entraron en el cuarto y al ver las camas también gritaron: «¡Alguien se ha acostado en nuestras camas!». Entonces Ricitos de Oro despertó, se quitó el vestido y se puso a cantar: «♫Arsa y dale yo tengo un minino de cola muy larga y pelo muy fino…, ay morrongo, ay morrongo, qué contento si aquí me lo pongo…♫». Los osos se pusieron muy contentos y decidieron hacer una orgía con ella. Mientras Papá oso y el osito le hacían una doble penetración, Mamá osa le untaba los pechos con la miel que pudo rebañar de los tazones…
¿Te das cuenta, Gurb, de hasta dónde hemos llegado? Ayer, después de arropar como hago todas las noches al director de esta nuestra revista que lleva tu nombre, para que se durmiera el angelito le leí un cuento y me encontré esto que te acabo de escribir. ¡¡¡El calentamiento global está alcanzando unos extremos inadmisibles!!!
TEXTO COMPLETO: