viernes, 16 de octubre de 2015

Nuevo GURB, dedicado a Soraya la Vicepresidenta bailonga...

Estimado Gurb:
No sé si será verdad aquello que Jean Cocteau dijo en una ocasión de que la muerte entra por los espejos; de lo que no tengo duda es de que entra por la pantalla del televisor (ese espejo fiel de la degradación humana), ya que el otro día, viendo bailar a la vicepresidenta del Gobierno, yo me morí… de risa. Bueno, de risa no, me morí de la risa, literalmente. Y es que, de igual forma que las epidemias de peste que asolaron Europa en la Edad Media inspiraron aquellas danzas macabras con las que los moralistas acoquinaban al personal, la peste preelectoral que está devastando el continente neuronal de nuestros políticos ha provocado otra iconografía tan bailarina como aquélla, aunque más acojonante, ésa es la verdad, en la que, al grito de ¡tonto el que no bote!, nuestros más insignes próceres se han lanzado a hacer las televisiones como antes las folclóricas se iban a hacer las Américas.
TEXTO COMPLETO: