viernes, 30 de octubre de 2015

Nuevo número de GURB

Estimado Gurb:
He estado varias noches soñando cosas terribles, aciagas pesadillas evocadoras de las peores catástrofes. Soñé con ríos de sangre, incendios, terremotos y bestias infernales saliendo de las profundidades de la tierra… Soñé con ángeles trompeteros que anunciaban el apocalipsis… Soñé con plagas de escorpiones y langostas… Una noche, incluso, llegué a soñar que Luis Antonio de Villena, mientras cenábamos juntos en un elegante restaurante de Niza y yo le recitaba hermosos versos de Cavafis a la luz de una vela, no paraba de hurgarse entre los dientes con el dedito meñique de su mano derecha. ¡Imagínate, Gurb! Yo, claro, me desperté horrorizado pensando que aquellos augurios no podían significar nada bueno. Supuse que un peligro inminente se cernía sobre mí y decidí huir...
TEXTO COMPLETO:
http://www.gurbrevista.com/2015/10/carta-a-gurb-23/